En torno a Antonio de Torres (III). Carmen Bas Miguet.

Carmen Bas en Almería

La conversación con Carmen Bas Miguet, fue uno de los textos que se me quedaron sin publicar, por cuestiones de espacio y tiempo, en aquellos días de mayo del 2006, cuando el Festival Internacional de Guitarra ‘Julián Arcas’, de la Fundación Cajamar, realizó en su programa paralelo un homenaje al guitarrero almeriense Antonio de Torres.

Por primera vez en más de un siglo, la mítica Leona, la ‘guitarra cero’, propiedad actualmente del doctor Erhard Hannen, había viajado de vuelta a Almería, y Carmen Bas acudió para encontrarse allí con este instrumento que también había formado parte de su familia, y de la que había escuchado y leído tantas historias desde pequeña.

Cuenta la historia, que algunos tildan de leyenda, que mientras vivió Antonio de Torres nunca quiso vender este instrumento, al que llamaba La Fea y que tal vez, para él, no tenía más valor que el haber sido el prototipo afortunado con el que había logrado, al fin, las proporciones que buscaba desde hacía tiempo para este instrumento. Quienes la escuchaban, en cambio, la llamaban La Leona, y así quedó bautizada definitivamente tras la muerte del luthier, cuando la familia decidió venderla “por su justo precio”, como había dejado escrito Torres en sus disposiciones finales. Pero lo que sí es cierto es que fue el bisabuelo de Carmen quien compró, por mediación de Francisco Tárrega, este instrumento para regalarla a su hija Elvira.

El testimonio de Carmen, pues, es una pieza clave para aclarar y comprender los entresijos de la historia de este mítico y controvertido instrumento y, por lo tanto, del origen de la guitarra tal y como la conocemos hoy.

Más que una entrevista, de las que ya había hecho varias por esos días, quería hacer un reportaje sobre esta historia, y por ello lo que sigue es, simplemente la grabación que hice durante una conversación entre el doctor Hannen, el bisnieto de Antonio de Torres, Juan Francisco Salvador, y Carmen Bas, sobre sus respectivas visiones y noticias de la historia de este instrumento. Finalmente no pude publicar en su momento este reportaje. Quedó ‘fuera de imprenta’ y por eso lo recupero aquí, para que no se pierda el testimonio.

“Las cartas de la llegada de la guitarra están publicadas, se las dí al señor Romanillos, y las dí también en el 150 aniversario del nacimiento de Tárrega, que se hizo una nueva biografía suya, a todos los estudiosos. En varios sitios está ya publicadas. De ellas se ve de una manera o de otra, según la interpretación que les das o la fantasía que tenga el que la expone.

Yo nací en el año 1966, año de la posguerra muy larga muy complicada, en una España exenta de cultura, y más en Alicante, que fue la última que cayó. Pero en mi casa éramos amantes de la guitarra, y Tárrega era un familiar más, era el maestro de mi abuela y su fotografía estaba ahí.

Mi abuela se llamaba Elvira Milgot Bas y tocaba la guitarra. Era noble y la familia incluso tiene escudo. Sus padres y toda la familia eran potentados, y su padre era un entusiasmado de la guitarra. En casa de mis bisabuelos venía mucho Tárrega. Desgraciadamente, o por lo que sea, antes los buenos concertistas siempre iban a casas, siempre tenían, si no un mecenas, una persona que le gustara, porque, además, ellos no eran prácticos. En aquella época Tárrega a lo mejor tocaba muchísimo y apenas cobraba. Si había un alumno que era bueno, no cobraba.

Yo aprendí a tocar la guitarra a los 12 años, fue un regalo que le hice a mí padre. Mi madre me hizo aprender la guitarra sin que nadie lo supiera, y el día del santo o cumpleaños de mi padre invitó a mi abuela a comer, y estábamos todos comiendo y después le toqué ‘Lágrima’, de Tárrega, y una canción de cuna de mi maestro, que se llamaba José Alfonsea. Ahí lloraron todos.

Mi abuela era muy buena guitarrista. Recuerdo que, cada vez que yo iba a comprar algo de música, los comentarios siempre eran los mismos,: “Ah, tú abuela, qué bien tocaba la guitarra, cuando tocaba ella no se sabía si era un arpa, era un violín…”. Yo, como niña, la miraba. Mi abuela siempre se sonreía y decía: “Hay, mi guitarra es de museo”. Ella llegó decir que estuvo en un museo en Francia, no sé si fue cierto o no.

Cuando yo la empecé a tocar, mi abuela dijo: “Todo lo de guitarra para Mari Carmen”, y me lleve a mi casa las partituras de Tárrega, partituras de Labitrano, un músico italiano que recorrió todo el Mare Nostrum y aún en Japón tocan su música, que fueron muy tocadas por mi abuela,.. Le dije a este señor (Herhard Hannen) que si quería las partituras, y si alguien las toca, se las voy a mandar, pues ya han sido tocadas por la Leona casi más que las partituras de Tárrega.

Cuando pasó el tiempo, entre los papeles de guitarra había un sobre con letra de mi padre o de mi abuelo, que ponía: “Compra de la Leona”. Las empecé a leer, son muy simpáticas, muy interesantes y muy entrañables, la descripción de toda la compra era terrible: porque yo le dije y ella me dijo… Como no había teléfono… Venían muchos datos. Siempre habían dicho en casa que la guitarra había costado como 900 pesetas en el año 1892, que era una barbaridad de dinero.

Esas cartas están publicadas en Alicante por el guitarrista Nacho Rodes. Yo mandé una carta al Ayuntamiento de Almería, a la concejalía de Cultura, y nadie me contestó. No tenía la importancia que tiene hoy, parece. Así que me puse en contacto con Rodes y le dije que tenía unas cartas en un cajón y que era una pena que estuvieran allí; que eran muy interesantes, de una guitarra que mi abuela siempre había dicho que era un gran instrumento, y entonces qué podíamos hacer con ellas. Me preguntó que quién era el constructor y yo le respondí: “Antonio de Torres”, “¿Y cómo se llama la guitarra?”, “Pues el constructor creo que le llamaba La Fea, pero todos le llamaban La Leona”. Se echó a reír, diciendo: “¡Imposible!, ¡imposible!, hay una gran cantidad de leyendas y leyendas sorprendentes de la Leona”, y yo le dije: “Yo te aseguro que las cartas son de la compra de la Leona, y es una pena que las tenga encerradas en un cajón”. Se pasó leyéndolas muchísimo tiempo.

Posteriormente al aniversario, dio la casualidad que había una exposición en Alicante organizada por Romanillos, de guitarras antiguas. Entonces, al leer las cartas Romanillos se emocionó, con lágrimas en los ojos. Me regaló un libro, dedicado por él, que hablaba de la historia de la Leona, y pidió la guitarra y me tocó una pieza de Tárrega. Ahí descubrí que mi abuela decía la verdad.

Juan Francisco Salvador, Carmen Bas y Erhard Hannen, en Almería.

Juan Francisco Salvador, Carmen Bas y Erhard Hannen, en Almería.

La Leona fue comprada por mi bisabuelo, cuando murió Torres, para su hija, mi abuela. En esa época todos conocían a Torres. Mi abuelo tuvo problemas de vista y la fortuna iba descendiendo, y Tárrega le propuso a Elvirita, que era como llamaba a mi abuela: “Véngase conmigo a dar concierto,s que con unos cuantos conciertos usted recupera y por lo menos salva la fortuna”. Elvira consultó a su tío, que era Gobernador del Banco de España, y éste le dijo que cómo una señora iba a dar conciertos. Entonces mi abuela cogió la guitarra y se la dio a la muchacha para que se la llevara y se la vendiera, supongo que habrían vendido ya joyas y cosas así. La muchacha cada vez que iba con la guitarra a venderla y volvía, le decía: “Señora, venda cualquier otra cosa pero no venda la guitarra…”. Y mi abuela le decía: “La guitarra fuera”. No volvió a tocar la guitarra nunca.

Había venido varias veces de turismo a Almería, no por cuestiones de la guitarra, y estoy muy emocionada, muy contenta por escuchar La Leona. Ya la había escuchado en Alicante un poquito. He conocido al actual dueño. Hemos estado hablando y le he dicho lo que la Leona ha sido, desde que yo he sido niña. Le he ofrecido unas partituras que fueron muy tocadas con esa guitarra”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s